Espacio de Creación

La presente reseña recoge sólo una pequeña parte de los artistas que participaron en las exposiciónes TORRELAVEGA. ESPACIO DE CREACIÓN (I) - ARTISTAS DE UN SIGLO, (Sala Mauro Muriedas, diciembre 1999) y TORRELAVEGA. ESPACIO DE CREACIÓN (II) - ARTISTAS DE UN SIGLO (Sala Mauro Muriedas, diciembre 2000). Artistas de las dos primeras décadas del siglo XX hasta la actualidad. Magnífica ocasión que fue para contemplar y descubrir la extraordinaria variedad, riqueza e intensidad creadora que se ha desarrollado en esta ciudad.

TORRELAVEGA. ESPACIO DE CREACIÓN (I) - ARTISTAS DE UN SIGLO

fotonoticia Ciriaco Párraga

(Torrelavega, 1902 - 1973) Su trayectoria artística se ha inscrito dentro de la denominada Escuela Vasca. Comienza su preparación en la Escuela de Artes y Oficios torrelaveguense; en Madrid estudia en la Academia de Bellas Artes de San Fernando, visita el Museo del Prado y asiste a tertulias artísticas y literarias. Poco después se afinca en Bilbao, completando su formación en la Escuela de Artes y Oficios de la ciudad y en el taller de Federico Sáenz. En 1930 viaja a París, donde entra en contacto con el arte impresionista, que ejercerá cierta influencia en su obra posterior. La Guerra Civil le lleva preso a varios panales; después vivirá en Zaragoza, donde adquiere fama como retratista. Párraga fue un excelente dibujante, y consiguió la Tercera Medalla en la Exposición Nacional de Bellas Artes de Madrid. Sus retratos, claramente realistas, denotan un considerable interés por captar el alma del personaje, en ejemplos como Retrato de Don Resurrección María de Azkue (1950).

fotonoticia Eduardo Pisano

(Torrelavega, 1912 - 1986) Considerado el artista más renovador de la generación entre finales del siglo XIX y las dos primeras décadas del XX. De padres hortofloricultores, se inició en la Escuela de Artes y Oficios local. A comienzo de los treinta, en Madrid, asistió a la Escuela de Artes Gráficas y frecuenta el Museo del Prado y el Casón del Buen Retiro. La Guerra Civil interrumpe su labor creadora, tras la cual se exilia en Francia. Expone en el Museo de Burdeos (1946), y después marchará a la capital, al barrio de Montp.?arnasse, centro de la vida bohemia, artística e intelectual, trabando amistad con Oscar Domínguez, Antonio Quirós.

Aunque vinculado a la Escuela de París, la pintura de Pisano, alejada de tradicionalismos y clasicismos, tiende a la figuración expresionista: buscaba la plasticidad en sus lienzos mediante la yuxtaposición de pinceladas muy gestuales, con un colorido muy libre de tonos oscuros. Flores, bodegones, el mundo del circo, figuras femeninas, autorretratos,... son plasmados en el lienzo por Pisano con una profusión y abigarramiento de pinceladas.

fotonoticia Mauro Muriedas

(Torrelavega) Empezó a trabajar a una edad muy temprana: primero cuidando ganado en Santander y después en las minas de Reocín y en la carpintería de su padre, lo que nunca le impidió desarrollar plásticamente su creatividad en este material, que manejó con extraordinario talento. En 1927, entró en la Escuela de Artes y Oficios de Torrelavega. Cuatro años después llevará a cabo su primera exposición, gracias a la que obtiene una beca de la Diputación Provincial para ir a Madrid a la Academia de San Fernando. Participó en la Guerra Civil junto con el bando republicano; tras unos meses en prisión, donde trabajará como carpintero, volverá a las minas de Reocín, se casará y tendrá un hijo. Trabajador incansable, continuará su labor artística realizando esculturas, relieves y dibujos que constituyen auténticos retratos de los hombres y mujeres más humildes de su tierra, que representará dotándoles de una extraordinaria nobleza y dignidad. Se ha dicho de él que captó como nadie la etnología de Cantabria: la vida en el campo, en la .?mina, en el mar, la maternidad, el hogar y la familia. Sus sobrias figuras de rostros recios y firmes, realizadas con una técnica sencilla y directa, constituyen un fiel reflejo del mundo que rodeó al artista. Su obra escultórica se ha comparado con la labor literaria de Manuel Llano quien, curiosamente, conoció la obra de Muriedas antes que a él.

fotonoticia Pedro Sobrado

(Torrelavega, 1936) Pintor autodidacta con una trayectoria notable. Su primera exposición fue en la Galería Sur de Santander en 1959. Su residencia en Madrid durante unos años y posteriormente en París (1961-1976) -estudiará en L'Ecole du Louvre y conocerá a los pintores españoles de la Escuela de París-, le permiten acercarse a los nuevos movimientos artísticos (de ahí, la influencia en su obra de Henri Matisse) y perfeccionar su técnica, que evoluciona desde el informalismo y la abstracción hacia una pintura netamente figurativa. Desde 1976 reside en Santander, donde continúa trabajando y exponiendo en la actualidad.

En su obra, combina con maestría las pinceladas al óleo con su pasión por el dibujo, reflejando el mundo que le rodea. Una de las preocupaciones que ha mantenido su trayectoria artística es la representación de la línea, preferentemente curva y sinuosa -que en ocasiones infunde cierto aire oriental a sus composiciones- cada vez menos definida. Otra de sus señas de identidad son los rostros de sus figuras, que contornea sin esbozar ningún rasgo fisionómico, dando lugar a siluetas de personajes anónimos aislados. La obra de Sobrado, presente en varios museos españoles, sabe alternar espacios vacíos o en blanco que apenas esboza, con masas de sobrios colores q.?ue otorgan a sus composiciones un aspecto elegante y armonioso.

fotonoticia Carmen Van de Eynde

(Torrelavega) Reside en Madrid donde se licenció en Bellas Artes en la Academia de San Fernando y ejerce como profesora en la Universidad Complutense. Su primera exposición fue en Torrelavega en la Sala Puente (1967). Las figuras, protagonistas de sus lienzos, nos remiten a la estatuaria griega. Son figuras que se insertan en paisajes, arquitecturas y escenografías con los que ejercen fuertes contrastes: los cielos plomizos y tormentosos y la naturaleza amenazante, en constante movimiento, contraponiéndose a la armonía y quietud de las estatuas desnudas que allí habitan. Ejemplo de estas particulares tensiones son la serie en que el agua penetra en los pasillos y salones del Museo del Prado o los cuadros de Batallas que comenzó a principios de la década de los noventa. Más recientemente Carmen Van den Eynde ha realizado una serie de óleos de bodegones y flores que nos remiten a la pintura flamenca del siglo XVII.

fotonoticia Jesús Varela

Viejos en el asilo
Óleo sobre lienzo. 108 x 93 cms.

(Torrelavega, 1885-1974) Tras formarse en la Academia de Bellas Artes de San Fernando en Madrid, retorna a su ciudad natal donde ejerció como profesor de dibujo en la Escuela de Artes y Oficios. En 1918 participó en una exposición colectiva en el Ateneo de Santander y con una muestra suya se inauguró la Biblioteca Popular de Torrelavega en 1927. Aunque no existen muchos datos sobre la obra de este artista de aspecto bohemio y solitario, su pintura se puede situar dentro de un estilo académico y clásico. Sus paisajes, retratos o naturalezas muertas eran representados de manera tradicional, buscando el mayor verismo y exactitud respecto al modelo real o natural. No obstante, Varela logró introducir una nueva orientación en la interpretación del paisaje. Destacan por su maestría técnica y expresiva dos óleos que en la actualidad pertenecen al Ayuntamiento de Torrelavega: Viejos en el asilo y Retrato de Ceferino Calderón.

fotonoticia Francisco Modinos Páez

Maternidad (1966-67)
Óleo sobre lienzo. 100 x 85 cms.

(Astillero, 1906-1971) Hijo de maestro y ocasional pintor, quedó vinculado a Torrelavega cuando se traslado a vivir a Barreda. Estudiará en Madrid en la Escuela Especial de Pintura, Escultura y Grabado y después en la Academia de San Fernando. Estudió en París con una beca donde conocerá la renovación plástica. A su regreso a Torrelavega, se dedicó a la enseñanza y a desarrollar una gran actividad creadora: pintura, dibujo, colaboraciones en periódicos, novelas, poemas, escritos sobre arte en revistas y catálogos e incluso guiones de cine (como el titulado Sombras y sueños). Su personalidad polifacética le convirtió en uno de los focos culturales de la ciudad durante algún tiempo. Asistió a las reuniones de la Escuela de Altamira (1949-1950) en Santillana del Mar. En su iconografía recuerda a Solana, con una temática que se aproxima al mundo de la pobreza y el trabajo: campesinos y pescadores, gente humilde procedente del campo, alguna maternidad,... El propio artista se calificaba de pintor de las cosas, de la vida.

fotonoticia Ángel Izquierdo

Picnic (1999)
Técnica mixta sobre tela. 150 x 122 cms.

Discípulo de Francisco Modinos, expuso por vez primera en Torrelavega en 1973 en el Círculo de Recreo, recibiendo tan sólo tres años después el Gran Premio Ciudad de Torrelavega. El conjunto de su obra pictórica (también ha realizado carteles e ilustraciones de publicaciones, entre otras cosas) conforma un trabajo impecable dotado de una gran personalidad. La pintura de Ángel izquierdo está ligada a la abstracción -aunque también ha realizado composiciones figurativas vinculadas al expresionismo abstracto, con una paleta de color, muchas veces vivo y caliente, que normalmente aplica a través de la mancha, dando lugar a campos rnonocromáticos que conforman planos rotundamente delimitados. Ha trabajado con arena, tierra, polvo de aluminio, cemento, sílices, madera e incluso fragmentos de lienzo que introduce a modo de collage. Ángel Izquierdo no sólo ha expuesto en numerosos espacios de Cantabria, sino también en otras regiones españolas y francesas. Su obra forma parte del Museo de Bellas Artes de Santander y de diversos ayuntamientos, instituciones y colecciones.

fotonoticia Ciuco Gutiérrez

Sin título (1997)
Radiance select.160 x 100 cms..

Fotógrafo (Torrelavega, 1956). Su primera exposición individual data de 1985, en la sala María Blanchard de Santander. Le interesa el concepto de instantaneidad, o de mera documentación de la realidad, habitualmente atribuidos a la fotografía. Cree que el fotógrafo es un constructor de imágenes que sólo tiene que transcribir sus propios sentimientos. Su experiencia como fotógrafo comercial, le han permitido una gran concreción visual, un perfecto acabado y dominio de las técnicas fotográficas, gracias al cual consigue un considerable impacto visual y unos fuertes contrastes de colores vivos, encendidos y brillantes.

fotonoticia Miguel Ángel Lázaro

Sin título (1988-89)
Chapa y perfil de acero. 240 x 65 x 20 cms.

Escultor (Torrelavega, 1957). Cursó estudios de arquitectura y de bellas artes. Comienza a exponer individualmente en 1975, en la sala de exposiciones de la Caja de Ahorros de Santander. Su trabajo se puede situar en un camino intermedio entre la escultura y la instalación. Encuentra en el acero su soporte ideal para expresar un lenguaje plástico dominado por la geometría constructiva, con un claro dominio claro de la línea recta. Sus piezas escultóricas, son ubicadas en el espacio permitiendo al espectador girar a su alrededor haciéndole partícipe de su aspecto cambiante según su situación en un punto u otro.

TORRELAVEGA. ESPACIO DE CREACIÓN (II) - ARTISTAS DE UN SIGLO

fotonoticia Manuel Liaño

La lluvia
Acuarela. 45 x 62,5 cms.

(Duález, 1912-1989) Estudió en Madrid en la Escuela de San Fernando cuando tenía 36 años gracias a un permiso de la empresa de Torrelavega en la que trabajaba. Allí recibió clases de Vázquez Díaz. Sin embargo su vida hasta entonces estuvo empapada de sufrimiento y sacrificio. Había trabajado de minero hasta que estalló la Guerra Civil, padeciendo luego las consecuencias de su pertenencia al bando republicano con su estancia durante varios años en la cárcel, donde precisamente aprende a pintar. Corno acuarelista sostenía que fue el primero en utilizar esa técnica en Cantabria. Sus paisajes, preferentemente de Cantabria, se caracterizan por el tratamiento de la luz, con una sutileza exquisita y delicada para fijar las nieblas, y del blanco del papel. Pastores con sus ovejas, escenas campesinas, cielos grises y neblinosos, caminos de silencio y soledad, son algunos de sus temas más frecuentes.

fotonoticia Balbino Pascual

Orillas del Pas - Zurita (1998)
Óleo sobre lienzo. 71,5 x 51,5 cms.

(Palencia, 1912) Es uno de los máximos representantes del paisajismo cántabro. Con sus pinceles y su caballete es fácil encontrarle por los caminos de Cantabria tratando de fijar los colores de la naturaleza como los impresionistas franceses con su técnica a plein air. La pintura de Balbino Pascual transmite la impresión de haber sido hecha sin prisa, reposada, con primorosidad y dominio de la técnica. Riberas de los ríos, bosques, caminos y sendas, pueblos recogidos sobre sí mismo, iglesias,... son algunos de los temas que Balbino Pascual lleva al lienzo.

fotonoticia Guillermo Castañeda

Sin título (1997)
Acrílico. 75 x 50 cms.

(A Coruña, 1915) Artista temperamental y volcado en la experimentación, llegó a Torrelavega llevado por los vientos del noroeste de Galicia. Hizo abstracción cuando en Torrelavega no la hacía nadie, sobre todo los de su generación. Su obra más conocida son los monotipos realizados con la gouache. Eran unas composiciones que remitían a paisajes desolados: marinos, espaciales, de cuevas, llenos de misterio y sugerencias en grises y ocres. En los últimos años ha combinado la figuración colorista con motivos marinos con una serie de formas abstractas que remiten a juegos constructivos, con figuras geométricas elementales (círculos, cuadrados, rectángulos,...) asimismo llenas de color: rojos, amarillos…

fotonoticia Vidal Calderón

Desnudo (1947)
Madera. 28 x 140 cms.

(Torrelavega, 1920) Este escultor no es tan conocido como sus hermanos Teodoro o Ángel Calderón, pero una reciente exposición en la Casa de Cultura de Torrelavega y una pequeña escultura colocada en la Plaza San Bartolomé (un bronce que representa a una vendedora de mercado), le han acercado a un mayor número de público. Las imágenes religiosas y un costumbrismo perediano, son característicos de su personal estilo, del que no están excluidas las obras con acentos más académicos como un desnudo femenino en madera.

fotonoticia Ramón Muñoz Serra

Gente de mar (2000)
Acuarela. 35 x 25 cms.

(Torrelavega, 1928) Acuarelista y dibujante, su temática más habitual son las marinas: cuadros de pequeñas dimensiones que recogen escenas familiares en torno al mar (pescadores, mujeres en la orilla, agachadas en la playa en faenas marisqueras, lavando,... algunas barcas), además de escenas de mercado con aldeanas. Curiosamente, muchos de sus personajes aparecen de espaldas. Hay un tema que ha abordado frecuentemente: una mujer asomada a una ventana o un balcón, de espaldas al espectador, que provoca toda suerte de sugerencias. En numerosas ocasiones combina la acuarela con la tinta china, con la que dibuja los contornos.