La Decadencia de los Bolos en Torrelavega

fotonoticia

El comienzo de la temporada de bolos es un buen momento para reabrir un debate que ya esta sucediendo en otros ámbitos deportivos y culturales de la ciudad y que no es ajeno a la situación de otras modalidades deportivas.

Torrelavega está en crisis, también, bolísticamente hablando. La ciudad de los Garcilasos siempre abanderó el deporte regional y los bolos en particular. Aquí se creo la primera federación de bolos (Federación Montañesa), se confeccionaron los primeros reglamentos, comenzaron a funcionar las primeras escuelas infantiles de bolos, se organizaron los primeros concursos, (el concurso de La Patrona se consideró campeonato de España oficioso), torrelaveguenses fueron muchos de los campeones regionales y nacionales, las peñas de Torrelavega, siempre favoritas a todos los títulos, eran rivales temibles para el resto de las de Cantabria, las directivas de las peñas se formaban con apellidos de extraordinaria trayectoria torrelaveguense, los jugadores torrelaveguenses copaban las primeras posiciones en los más importantes concursos regionales y nacionales. En Torrelavega se construyó la primera bolera cubierta... Torrelavega fue vanguardia deportiva en tantas cosas, incluido el deporte que da nostalgia remover la memoria.

Como dice mi compañera de grupo, Rosa Cabeza, «hay que mirar hacia delante y en positivo» pero... a veces. Hoy todo esto es historia, importante historia, pero historia lamentablemente. La actualidad nos muestra que la Peña Bolística Casa Sampedro de Torres es la única representante de la ciudad en la máxima categoría. Que la siempre brillante Peña Bolística Torrelavega, con un grupo de extraordinarios aficionados, trata de resurgir y volver a ser la importantísima peña que fue. Que la Peña San José de Sierrapando, con estupendos deportistas a su cabeza, intenta mantener su actual condición... y poco más, en comparación con lo que fue la Torrelavega bolística, y además... con graves dificultades y dudoso porvenir.

¿Y qué se puede hacer? Realizado el grave diagnostico, lo sensato sería tomar decisiones para recuperar esplendores perdidos o cuanto menos que no se agrave la crisis.

Desaparecidos aquellos que unían su prestigio personal, su dedicación y sus conocimientos a los anhelos de la comunidad para orgullo y satisfacción de todos y llegados los nuevos tiempos en que aquellas dedicaciones, efectos y afectos los debe realizar los representantes electos de los ciudadanos, se impone cambiar las formas de participación.

En mi opinión se impone la colaboración y mediación institucional ocupada por los representantes de los ciudadanos y modernos nuevos líderes. Donde no llega la iniciativa privada y en lo que se considera un bien y un interés general, e incluso patrimonial, se debe intervenir apoyando, no sólo económicamente, sino favoreciendo, impulsando y liderando nuevas ideas y empresas.

Lo prioritario apoyar a los equipos y directivas que todavía mantienen encendida la antorcha bolística en nuestra ciudad. No menos prioritario sería incentivar mediante ideas nuevas, originales, inteligentes y efectivas la recuperación y participación deportiva de la afición torrelaveguense.

Como comentaba en una opinión Ortiz Tercilla titulada «SOS Torrelavega» sobre el mismo tema «Otros hicieron camino y ahora hay que seguir caminando».

Creo que es una responsabilidad de los representantes instituciones velar por el mantenimiento y dirigir la recuperación (en su caso) del patrimonio y la memoria histórica de la ciudad. ¿Y que mejor manera de hacerlo que poner todo el empeño en volver a colocar a la ciudad en el lugar bolístico que tuvo durante más de cien años?.

Joaquín Díaz Rodríguez - Abril 2004
icono Nuestra opinión