Proyecto de un Museo de la Industria y la Minería

fotonoticia

El cierre de la Mina de Azsa en Reocín es el último ejemplo el intenso proceso de desindustrialización que lleva sufriendo la comarca del Besaya desde hace una década.

A las infraestructuras industriales (edificios, almacenes, maquinaria, herramientas,...) que deja obsoletos ese proceso de abandono de industrias, se une el de aquellas maquinarias e infraestructuras que el paso del tiempo ha ido inutilizando y haciendo inservibles por la aparición de técnicas y utensilios más modernos. Todo este patrimonio industrial tiene un extraordinario interés histórico-cultural que no está siendo suficientemente bien recogido, valorado y tratado por las instituciones que deberían velar por ello.

La museología industrial, de gran tradición y enorme interés en otras sociedades de nuestro entorno que han sufrido procesos similares, no parece despertar el mismo entusiasmo entre las instituciones cántabras, o al menos el interés, hasta ahora, ha sido inapreciable.

La tradición industrial de Torrelavega y su comarca, añadido a la pérdida de ese tejido industrial, permite indicar que es un lugar idóneo para dar un nuevo valor a esos edificios y conjuntos industriales y que puedan, con el tiempo, verse transformados en proyectos de referencia patrimonial, cultural, social y de ocio de ámbito nacional, además de constituir núcleos de importante atracción de demanda de público en general y de investigación industrial e histórica en particular.

Sin lugar a dudas, los terrenos de la Mina de Reocín y sus magníficos edificios generales, junto con su extraordinaria extensión puede resultar un importante y magnífico continente que acoja ese futuro Museo Regional de la Industria y la Minería.

Museo de la Industria y la Minería que permitiría a la comarca del Besaya y a Torrelavega recuperar un espacio nuevo y dotar a toda la región de un atractivo referente de interés turístico urbano que complementaría el espacio: Comillas, Santillana del Mar.

El proyecto debe ser muy ambicioso y recoger y acoger todas aquellas actividades susceptibles de poder ser realizadas en un complejo y amplio espacio museístico como el que se debería desarrollar. Creemos que para Torrelavega sería una magnifica oportunidad de seguir siendo el centro industrial de la región y complementar su dilatada tradición industrial.

El futuro Museo de la Industria y la Minería debería distinguirse tanto por su continente como por su contenido pero también, como los grandes museos de similares características, por las actividades y multifuncionalidad de las instalaciones, en la que debería realizarse congresos, cursos y reuniones de carácter histórico, tecnológico, industrial, así como investigaciones de arqueología y diseño industrial, sin olvidar secciones para la recuperación de instrumentos, equipamientos y herramientas y maquinarias de interés histórico.

Si algo ha faltado en muchos de los proyectos previstos para nuestra comarca en general y en Torrelavega en particular, no ha sido tanto el de los recursos económicos dispuestos, (por otra parte siempre escasos), sino el de una adecuada y acorde metodología de trabajo que abordase de manera eficiente la tarea en cuestión.

Es absolutamente necesario, para un proyecto de esta envergadura, la colaboración generosa y sincera de diversas instituciones que tengan como meta el interés regional general y que estén perfectamente dispuestas a ser asesoradas e informadas por un Comité científico-técnico con un claro perfil profesional, que se encargue de forma intensa y exclusiva a elaborar un proyecto que, sin lugar a dudas, conseguirá para la cuenca del Besaya y para toda Cantabria, un importantísimo emporio de riqueza con el consiguiente aumento de la calidad de vida y relanzamiento económico de la comarca, derivado de una iniciativa novedosa y atractiva, además de la creación de un importante número puestos de trabajo directos e indirectos.

Fernando Bustillo / Joaquín Díaz Rodríguez - Mayo 2004
icono Nuestra opinión