Manuel Rotella Gómez

fotonoticia Torrelaveguense Ilustre 1999

Discurso*

MANUEL ROTELLA GÓMEZ

* Palabras pronunciadas durante el acto de entrega del título de Torrelaveguenses Ilustre 1999.

Queridos amigos

¡Qué bonito es empezar un discurso con la palabra jóvenes! Y es que como el vino, esa lejanía hace parecer bello cualquier recuerdo. Como ellos, los jóvenes, hace unos pocos años sólo miraba al futuro, y hoy, en el 2000, e incluso antes, me he detenido para mirar atrás, como seguro hizo mi padre o el padre de mi padre, desde una posición más sosegada, desde la atalaya de la madurez, procurando entender mi presente como la suma de sus momentos, de todos sin discriminación, los que han conformado mi vida.

No sé si todos los que me acompañáis aquí me conocéis bien; hoy, repito, soy de las personas que prefieren conocerse a sí misma. Muchos de vosotros pensáis, seguramente, que soy un hombre de éxitos y fracasos como cualquier hombre, y tenéis razón. Escuché hace muy poco tiempo al escritor sudamericano Eduardo Galeano: "Sólo reciben pedradas los árboles que dan fruto", entonces entendí que muchos aplausos son engañosos, y que como dice Antonio López: "El resto del mundo puede estar equivocado", por ello no puedo más que agradecemos el honor que me tributáis hoy aquí como lo que soy, un hombre mayor que ha vivido en y con su ciudad, que ha crecido con ella, como ser humano, como persona y como empresario, y que, ¡no estéis equivocados! porque debo tanto a la ciudad de Torrelavega, que hubiera tenido que ser yo el que me detuviera a aplaudirla y homenajearla.

¡Tantas veces me ha visto esta ciudad caer y levantarme! Como mis queridos bolos..., la vida se desarrolla en el corro, en la arena. Hoy, gracias a vosotros, me puedo sentir como el Zurdo de Bielva y sumar este emboque a la partida.

No todos mis grandes amigos están hoy aquí, me hubiera gustado compartir este momento con esos que no se han ido, nos esperan.

Nuestra ciudad no vive ahora aquellos tiempos de bonanza económica que ha gozado en el pasado, yo espero y confío en las personas: políticos, empresarios, intelectuales, profesionales de todo tipo, torrelaveguenses imaginativos y capaces para conseguir una comarca pujante y fértil.

El mundo, hoy, no se detiene a pensar porque está demasiado ocupado en el desarrollo de su cambiante y potente mercado, aunque en medio de la algarabía se oyen voces de algunos filósofos y escritores (no tantos quizás como debieran) y no estaría de más guardar algunos momentos de silencio para escucharles, quizá volvieran a formar parte de nuestra vida algunos valores necesarios para ser más felices.

Hoy, 28 de Enero, día memorable para todos nosotros ya que conmemoramos la fundación de nuestra ciudad, quedará impreso en mi memoria y en la de los míos porque habéis tenido para mí un reconocimiento que os agradecemos.

Muchas gracias a Quercus y a todos vosotros que habéis querido acompañarme hoy aquí, así como a todos aquellos que por falta de espacio no han podido estar como hubieran deseado. Un abrazo para todos.

GLOSA

Esfuerzo y trabajo para progresar

Es posible que a Manuel Rotella Gómez se le conozca preferentemente por lo que hace, por sus obras, por su estupenda trayectoria profesional, social y personal, pero el Grupo de Opinión Quercus quiere destacar en la personalidad de Manuel Rotella no solamente esa notable trayectoria tan conocida por la mayoría de los ciudadanos sino, tal vez, su desconocida faceta de hombre generoso y amigable, de hombre de palabra y de bien que hace las cosas con la pretensión de que nadie se entere. Tiene la virtud y la grandeza de la discreción.

Empresario y emprendedor. Ciudadano ejemplar. Hombre público. Familiar y cercano a sus vecinos. Bondadoso y trabajador, ha creado riqueza y bienestar en esta ciudad de Torrelavega donde vive, convive, trabaja y participa.

Torrelavega, tan necesitada en muchas ocasiones de hombres y mujeres que la sientan, que trabajen por ella y en ella, que la vivan y la sufran, que la critiquen por que les duele su ciudad, tiene en Manuel Rotella un extraordinario ejemplo de fidelidad y cariño a esta noble ciudad de la Vega que fue creada y creció a impulsos de ciudadanos comprometidos y amantes de su solar. De hombres y mujeres que creían en el esfuerzo y el trabajo para progresar.

Por todo ello el Grupo de Opinión Quercus quiere destacar en la persona de Manuel Rotella Gómez la mayoría de los valores que hicieron a esta ciudad tal y como es, y apostar porque sea ejemplo para las nuevas generaciones de lealtad a Torrelavega, que tanto necesita de personas que la mejoren, y coloquen en lugares de progreso y prosperidad lo más elevados posibles. Progreso y prosperidad equilibrados y ajustados a los nuevos modelos de respeto a los entornos y a la saludable convivencia.

El Grupo de Opinión Quercus así lo entiende y manifiesta, y le muestra su reconocimiento y sincero homenaje, que espera lo sea también de todos los ciudadanos de Torrelavega, nombrándole Torrelaveguense Ilustre 1999.

Como muestra de nuestro reconocimiento y afecto recibe el símbolo de nuestro Grupo, El Roble, y que como los grandes robles sigas siendo símbolo de resistencia y fortaleza y que así podamos seguir disfrutando de tu esfuerzo, de tu trabajo y de tu generosidad y ejemplo..

Grupo de Opinión Quercus- Enero 2000
icono Torrelaveguense Ilustre