José Ángel Obeso Inchausti

Jose Angel Obeso Inchausti Torrelaveguense Ilustre 2013

Torrelaveguense de ida y vuelta

Varias condiciones hacen esta edición del Torrelaveguense ilustre diferente a las anteriores.

En primer lugar es la primera vez que el Grupo elige a uno de sus miembros para rendirle este homenaje.

En segundo lugar debemos glosar, hablar y homenajear a un compañero, a un amigo, lo que siempre representa una emoción añadida.

A la razón primera de las condiciones diferenciales de este año es fácil responder: Pepe es uno de los neurólogos e investigadores españoles de más prestigio mundial en la investigación y tratamiento de la enfermedad de Parkinson.No podíamos, por tanto, por el hecho de ser un miembro activo del mismo, seguir “castigándole”

Ha sido un pionero en el tratamiento de esta enfermedad y de los trastornos cognitivos asociados a ella. No voy a extenderme más en su trayectoriamédica, científica y profesional pues se ha hecho aquí una difícil síntesis por su extensa y brillante carrera. Estamos, sin ningún género de dudas, ante el médico de esta ciudad y ante uno de los investigadores de este país más influyente en la neurología mundial.

Quiero referirme a la segunda condición diferenciadora de esta edición. La de hablar y destacar la personalidad de un amigo, de un miembro de nuestro grupo.

Pepe, desde su llegada a Torrelavega con 14 años se convirtió en un torrelaveguense militante. Cómo me gusta decir Pepe es un torrelaveguense de ida y vuelta. La ida la hizo su padre, Elías Obeso, que como tantos otros torrelaveguenses y montañeses cruzó el Atlántico, muy joven, con casi la misma edad de Pepe cuando llegó a Torrelavega y se plantó en la isla de Cuba a principios del pasado siglo. Allí nació Pepe, y allí desde muy pequeño empezó a oír a hablar de Torrelavega, del origen de su apellido, Obeso, tan vinculado a esta ciudad. Oyó hablarde Tanos; solar familiar, de la Torre de Obeso.

Cuando llegó a Torrelavega, a los genes montañeses de los Obeso, emprendedores y trabajadores, se unieron las enseñanzas familiares y el entorno de la ciudad que le resultaba cercano y conocido.

Estos mimbres, unidos al esfuerzo, el trabajo y la capacidad de Pepe forjaron al joven que más adelante se convertiría en el gran científico e investigador que hoy homenajeamos.

La importancia que en su formación humanística y profesional tuvo el IES Marqués de Santillana fue definitiva. Profesores, amigos, compañeros, todos recuerdan a Pepe con cariño y ahora con admiración.

Participante activo de todas las actividades académicas, culturales y deportivas que en la época el Instituto realizaba.

El deporte del baloncesto y principalmente el voleibol, que tantas alegrías nos ha dado a muchos, hizo que se encontrara con Merche y con ella formaron una estupenda familia. A sus tres hijos: Irene, Ignacio y Laura les trasmitieron el cariño a la ciudad y a sus antepasados. Ahora ya abuelo, a su nieto, Mikel, de padre, ¡cómo no!, torrelaveguense, sabrá también trasmitirle ese cariño a las raíces torrelaveguenses.

Pepe es un torrelaveguense, un taniego de Chambas, ciudadano del mundo que disfruta y vive Torrelavega con pasión. La Patrona, los veranos en Suances, la playa de Los locos. Las Navidades, los fines de semana que le permiten sus muchísimas ocupaciones, siempre en Torrelavega con su familia, sus amigos y paisanos torrelaveguenses.

Su familia es el gran motor, el gran estímulo, el soporte afectivo que todo científico necesita.

Quizás el rasgo de personalidad más característico de Pepe, por el que ha destacado de forma sobresaliente en su profesión, es su entusiasmo, su pasión hacia su trabajo, la ilusión de trabajar, de investigar, de buscar nuevos caminos. Esta pasión sigue intacta y presente en Pepe.

Nada hay que tenga importancia y trascendencia que se consiga sin entusiasmo, sin ilusión, sin pasión. Le encanta hablar, trasmitir y compartir los conocimientos de neurología, de psicología, de medicina. Siempre su trabajo, junto con su familia, sus poderes más sólidos.

Es un profesor, un maestro que sabe trasmitir. Todos los que le conocen y han trabajado con él, destacan esa faceta de ser didáctico y cercano.

Es de los médicos que entienden la medicina como un servicio a los demás. Como alguien que puede mejorar la vida de los demás, de darle calidad y esperanza de vida.

Siempre encuentra huecos para acudir a la llamada de aquellos que le reclaman sus amplios conocimientos médicos. En Torrelavega, cuando saben que eres amigo de Pepe, siempre destacan su amabilidad, cortesía y capacidad de trabajar y entender a la persona enferma.

Esto tres pilares: familia, trabajo y amigos y compañeros son los que han forjado la personalidad y la vida del Torrelaveguense Ilustre 2013 y que nosotros queremos homenajear.

Estamos convencidos que el mismo sentimiento, que la misma admiración y afecto que nosotros tenemos por Pepe, se lo tienen también, no solo los que estamos aquí esta noche, sino otros muchos convecinos que nos han felicitado por nuestra elección.

Otro convencimiento que tenemos es que a este homenaje le seguirán otros. Hoy es un punto y seguido pues Pepe seguirá trabajando duro contra el tiempo para lograr mejorar la vida de todas aquellas personas afectadas por la enfermedad de Parkinson y otras enfermedades neurodegenerativas.

Otra certeza que tenemos es que Pepe, como nos consta ha hecho en muchos lugares del mundo a los que por su trabajo tiene que acudir, seguirá haciendo ciudadanía de Torrelavega, a la que representará como un gran embajador de ella. El mejor que pueda tener.

Con todo nuestro cariño te entregamos el Quercus, símbolo de nuestro grupo.

Joaquín Díaz Rodríguez
Grupo de Opinión Quercus - 22 de marzo de 2014
Torrelaveguense Ilustre 2013 Torrelaveguense Ilustre 2013 Torrelaveguense Ilustre 2013 Torrelaveguense Ilustre 2013 Torrelaveguense Ilustre 2013 icono Torrelaveguense Ilustre