Tomás Castillo Arenal

Tomás Castillo Arenal Torrelaveguense Ilustre 2015

SEMBLANZA: TOMÁS CASTILLO ARENAL

Corresponde ahora explicar por qué el Grupo de Opinión Quercus ha nombrado a Tomás Castillo Arenal Torrelaveguense Ilustre 2015. Es para mí un gran honor el que mis compañeros de Quercus me hayan encomendado esta actividad, a la que voy a responder desde la humildad y desde la admiración que siento en lo personal y profesional, por alguien que es ejemplo a seguir en tantas y tantas facetas.

Muchos pensarán que no es necesario glosar los méritos de Tomás Castillo para ser nombrado ilustre. Es suficiente con las vivencias que hemos tenido con él y lo que hemos visto que ha realizado. Sería suficiente cerrar los ojos unos segundos, conectar nuestra imaginación y recuperar esos episodios. Yo lo he hecho y los recuerdos me describen un torrelaveguense ilustre.

Recuerdo a Tomás en la Asociación de educación especial de Torrelavega y su comarca, antecedente de AMICA, presentando al Equipo de la Dirección Provincial de Educación, las solicitudes de becas de niños y niñas con necesidades educativas especiales. Niños que recibían por primera vez atención al no contar los colegios con recursos. Un recuerdo más cercano es cuando en 2014, Tomás y el Club Rotario dieron a conocer en Sierrapando el proyecto: “Hacer visible la discapacidad en los países empobrecidos”, consistente en crear censos en los países pobres que incluyan a todos los habitantes con discapacidad.

Después de esos treinta y cinco años de preocupación por las personas y recordando que la Real Academia define humanismo como: “actitud vital basada en una concepción integradora de los valores humanos”, Tomás es un humanista del siglo XXI. Cumple las características con que definió este término Irina Bokova, reelegida Directora General de la UNESCO en 2013:

“Ser humanista hoy en día significa adaptar la fuerza de un mensaje antiguo a los perfiles del mundo moderno… un nuevo humanismo que no sea únicamente teórico sino práctico, que se oriente hacia la ejecución de programas específicos con resultados concretos”. Sus actuaciones para descubrir capacidades, para dar protagonismo al paciente o para lograr medios para atender las enfermedades raras, nos hablan de un humanismo en constante extensión y actualización.

Unos años más tarde, a mediados de los ochenta, oí a Tomás comentar en el Equipo, las necesidades de los discapacitados jóvenes y adultos, no niños como antes he recogido, proporcionándoles todas las condiciones necesarias para su desarrollo, especialmente el empleo. Aquél pensamiento es real hoy en los centros de empleo SAEMA Y SOEMCA, que dan trabajo a más de 500 personas con discapacidad. Esos avances responden al perfil de un gran emprendedor social.

Por eso obtuvo en febrero de 2014 el premio: “Emprendedor Social del Año”, otorgado por Ernest&Young, Esta entidad señala que los premiados destacan por “su contribución a la sociedad desde el punto de vista empresarial, creando valor y empleo que permita a los colectivos más desfavorecidos participar activamente en la sociedad”.

En el libro “Avanzar en mi independencia. El derecho a la autonomía personal”, en el capítulo “Vivir en comunidad”, escribe: “La vida en comunidad desde los inicios de nuestra infancia es fundamental para crear la cultura social, en la que las personas, todas, debemos disfrutar de este derecho”.

Saludé a Tomás, en los locales de la calle Consolación, como tutor del Curso de Educación Especial de la Universidad de Cantabria y visitar a trabajadoras de AMICA que estaban realizando las prácticas del curso. Todas ellas tienen ahora responsabilidades en la Asociación. Veinticinco años después esta preocupación por los trabajadores sigue viva, a través del fomento de la participación de personas usuarias en sus órganos de gobierno y en la elección de sus representantes, consiguiendo una integración total de trabajadores, usuarios y familias en la toma de decisiones. Estos recuerdos se corresponden con un promotor del asociacionismo.

En el libro del veinticinco aniversario de AMICA, hay un capítulo titulado: “Gestión mixta entre familiares, profesionales y personas usuarias”, en que se dice: “Hemos trabajado conjuntamente profesionales, familiares y personas con discapacidad … Cuando nos planteamos esta idea, no había organizaciones en este país de padres y de profesionales que trabajaran de esta forma”.

Vi a Tomás en La Barca cuando obtuvieron el Premio HELIOS de la Unión Europea en 1990, por crear ese Centro de Adultos, pionero en la atención integral a la persona adulta con discapacidades graves, evitando su internamiento. Hoy en día AMICA sigue siendo reconocida por entidades Internacionales, renovando este año sus certificaciones de calidad ISO en SOEMCA y SAEMA y la prestigiosa EFQM en AMICA, y consiguiendo integrar los sistemas de calidad en toda la asociación, siendo uno de sus pilares más importantes. Estas actuaciones tienen que ver con un impulsor de la calidad.

El capítulo diez del libro del veinticinco aniversario de AMICA, se dedica a la calidad de los servicios. Allí se recoge: “La calidad significa hacer las cosas bien, y además comprobar si está conforme y satisfecho quien lo recibe”.

Muchas veces he leído las noticias en la prensa de los premios, los reconocimientos y los logros de los últimos años, y la extensión de estas ideas a través de las Federaciones de Fibrosis Quística y Enfermedades raras, y las Plataformas de Organizaciones de Pacientes. Recuerdos especiales son los de su paso por el Instituto Marqués de Santillana en la última década. Viéndole hablar a los adolescentes he comprobado que Tomás responde a los rasgos del líder. De las características del líder de Fernando Molero, Psicológo Social, coincide con las de: autoconfianza, convicciones fuertes, carisma, dar impresión de éxito y competencia, comunicar altas expectativas de éxito, ser capaz de motivar, creación de nuevas estructuras y estrategias, o cambio radical de las anteriores, transmitir nuevas ideologías y valores culturales.

Tomás torrelaveguense: orgulloso de su ciudad, presume de ello, piensa siempre en Torrelavega, te le encuentras por la calle, De los que el primer torrelaveguense ilustre, Aurelio García Cantalapiedra decía que se mueven en el mundo del recinto local, aunque compaginándolo con sus numerosos viajes

Quiero resaltar que en estos recuerdos hay muchas personas con Tomás, la mayoría de ustedes. Citar a tantos es imposible. Sería bueno contrastar estos recuerdos con los de ustedes y enriquecer este texto. Seguro que sus recuerdos son diferentes y también sus conclusiones, pero todos coincidirán con las mías: humanista del siglo XXI, emprendedor social, promotor del asociacionismo, impulsor de la calidad, líder y torrelaveguense.

Por todo ello, amigos, concluyo con que hemos acertado nombrando a Tomás por su trayectoria Torrelaveguense ilustre 2015. Con lo que hemos visto, este nombramiento le tiene que dar fuerzas y ánimos para seguir adelante en sus proyectos.

Que así sea.

José Nicasio Gutiérrez Fernández
Grupo de Opinión Quercus - 14 de marzo de 2016
Torrelaveguense Ilustre 2015 icono Torrelaveguense Ilustre