María Pardo Rojo

Torrelaveguense Ilustre 2018 Torrelaveguense Ilustre 2018

GLOSA A MARÍA PARDO ROJO

Conozco a María Pardo desde sus primeros pasos en la Escuela Infantil Anjana. Más tarde la seguí en sus comienzos de gimnasta en la, en aquellos años, recién creada Escuela Municipal de Gimnasia Rítmica.

Conocí a sus padres y hermanos, trabajadores incansables. Posteriormente, a su marido y a su hija. Toda una trayectoria vital.

La he visto crecer, madurar, triunfar y siempre sobre un tapiz de gimnasia. Toda una trayectoria personal y deportiva. Siempre con una esplendida sonrisa. La misma sonrisa con la que dirige a sus pupilas, a sus alumnas. Una sonrisa que nos revela optimismo, cariño y sinceridad. El cariño, la comprensión y la sinceridad que en algunos momentos de su recorrido deportivo, a ella, algunas personas, no supieron darle.

María es una extraordinaria deportista, recientemente ha sido elegida una de las 25 leyendas del deporte de nuestra región. Su palmarés deportivo como gimnasta es extraordinario- No voy a incidir más en él, pero si quiero destacar las cualidades humanas que María Pardo, como deportista de alto rendimiento, como deportista de élite ha ido atesorando desde muy joven y a lo largo de su vida.

María Pardo es una mujer valiente, afrontó con gran valentía y alzó su voz ante las situaciones que le toco vivir. Su responsabilidad y su madurez, impropia en una niña deportista, cambio algunas normas de la gimnasia rítmica de la época y ayudó a mejorar el bienestar psicológico y la calidad de vida y de entrenamientos de las gimnastas españolas.

Una mujer comprometida y generosa. Volvió a su Torrelavega natal y decidió, con las compañeras que fueron pioneras de la Gimnasia Rítmica en la ciudad, compartir experiencias y conocimientos con las niñas que se inician con ellas en esa exigente disciplina deportiva.

Como toda gran deportista, sabe trabajar en equipo y es respetuosa. El talento, el esfuerzo, la perseverancia en la consecución de objetivos marcan y son la genética de las deportistas y que ella ha sabido trasladar a los hábitos en su vida cotidiana.

Deportista, mujer y madre, tres condiciones que ponen a prueba y revelan una gran determinación y un encomiable espíritu para superar los retos a los que nos somete la vida.

Los valores del deporte adquiridos en las edades tempranas son como una lluvia fina que acaba calando y te acompañan durante todo la vida. El deporte ha sido el motor de la vida de nuestra homenajeada.

Las cualidades humanas de María Pardo deben inspirar a los jóvenes y, no tan jóvenes, para intentar ser cada día mejores. Deben ser el modelo de comportamientos ciudadanos para conseguir una comunidad más solidaria, prospera y feliz. Felicidad que se refleja en la amplia y sempiterna sonrisa de nuestra Torrelaveguenese Ilustre 2018. María Pardo.

Con este nombramiento, el Grupo de Opinión Quercus hemos pretendido destacar y rendir homenaje a una trayectoria deportiva y humana. La de una niña que comenzó en los tapices del Vicente Trueba, que más tarde pisó los tapices en las competiciones más exigentes de la especialidad. Una joven, casi niña, que promovió un cambio en las formas y maneras de la Gimnasia Rítmica, que creció y puso en valor los aprendizajes que le enseñaron en su vida deportiva y, que hoy como entrenadora, formada y responsable, trasmite a las nuevas gimnasta. Gimnastas y equipos. Equipos que ya han conseguido para Torrelavega y Cantabria importantísimos logros deportivos jamás soñados cuando.

Joaquín Díaz Rodríguez
Grupo de Opinión Quercus - 15 de febrero de 2019
Quinichi junto a María Pardo Rojo Maria Pardo Rojo junto a Tomas Bustamante Gomez Maria Pardo Rojo junto a los integrantes del Grupo Quercus icono Torrelaveguense Ilustre